ACERCA DE

Axel Boerr Demontis

 

Nacido y criado en Buenos Aires, a los veinte años me mudé a El Bolsón, un pueblo rural del interior argentino donde gauchos y hippies han convivido en armonía durante más de cincuenta años, unidos por la energía única que libera el valle que los rodea. Es aquí, como agricultor, donde aprendí a respetar a la Pacha Mama (Madre Naturaleza). Trabajé en viveros forestales y plantaciones de lúpulo, recogiendo cerezas y cocinando cerveza. Comí alimentos producidos en mi jardín, totalmente dedicado a la slow-live.

Una actitud que no abandoné cuando dejé Argentina para mudarme a Europa. Cuando llegué a Peschiera Borromeo, un pueblo en las afueras de Milán, compré dos hectáreas de terreno y abrí una finca donde producía vegetales orgánicos de kilómetro cero, con la permacultura como bandera y estrella guía. Mientras alternaba entre trabajar la tierra y las pasarelas en las que desfilaba como modelo, comencé a estudiar Diseño de Paisaje. Crear paisajes me pareció una buena forma de acercar a las personas al lugar que las acoge. Y ayudarlos a hacer realidad sus sueños.